Soy artista. desde que recuerdo, desde bien pequeña, siento que lo soy.

Es una palabra importante "artista",  y lo que conlleva... Ahora empiezo a creer en ella, creo en ella, entonces, soy artista.

Siempre he creído en el arte como algo definitivo en mi vida, no tenia claro de que manera  llevaría a cabo ese fin, pero es parte de mi y de mi expresión.

Durante años, cuando no podía mostrar esta parte de mi, ni la transmitía públicamente, era interiorista. Me formé para ello. Trabajar como diseñadora de interiores daba cierto aire de estabilidad social, una satisfacción personal que me hacía estar segura.

Yo, no era del todo consciente hasta que el arte, aquello que llevamos dentro y puede dormir durante largo tiempo, despertó, revelandose, y me miraba de frente, entonces, sintiendome preparada  para afrontarlo, perdí ante él , y de ser interiorista volví a expresar, a pintar, a pintar mi interior, el interior de los demás y de todo aquello que me rodeaba.

Música inspiradora y noches enteras pintando, rostros, expresiones y vidas.

Recuerdo cuando trabajé en Valencia en la galería de arte de Luis Giner, se atrevió a guiarme y yo, muy joven aprendí de ese mundo, empecé a ser crítica  y decidir, si  para mi, mi arte era  pasión o solo interéses..

La evolución poco a poco entró en mi , la innovación, herramientas en las que me busqué a mi misma y aún lo hago, imposible dejar de querer crecer y conocer, siempre de noche ,sola o en compañía, una risa, una conversa ..

Exponer me hacía cierta ilusión, hasta que al volver de Valencia tuve la oportunidad de iniciarme en este mundo post creación.

En un tiempo empecé a oír esas voces que decían que aquello gustaba y poco a poco con recelo, empecé a creerlo. Con recelo, porque únicamente pintaba para mi. Pintar para mí y además gustar, fue un  descubrimiento. Mis obras gustaban, mejor dicho gustaba lo que decían, gritos o placidas sonrisas.

Finalmente abrí mi propio estudio de Arte; escuela- taller  donde todos los artistas caben, quien quiere prender, donde las manos, el corazón y el pensamiento juegan con materiales plásticos y pincel y todo se transforma.

El arte es así de caprichoso...

                                                                                                     Eva Fernández

Narració colaborada per Miriam García

  • Whatsapp
  • Instagram
  • Facebook Estudi Original

© 2020 by Eva Fernández